Rosario: detectaron robo de energía y se sospecha de bares concesionados

Servicios
Miércoles 25, Octubre 2017
Epe santa fe

Una inspección de rutina de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) detectó a fines de septiembre una conexión irregular en un gabinete de alumbrado público ubicado sobre la costanera norte que, todo hace pensar, proveía ilegalmente electricidad a una serie de bares concesionados de la zona. Según fuentes de la firma, ninguno de esos locales era cliente de la EPE, por lo que podían estar funcionando con generadores propios, aunque a la luz de lo ocurrido no todo el tiempo. De hecho, el hallazgo se produjo al verificar que algunas fases del tablero continuaban trabajando a pleno día, mientras las luminarias públicas permanecían apagadas.

El hurto de energía es todo un problema para la EPE (ver aparte). Por eso, aparte de la denuncia correspondiente ante la Fiscalía, ya radicada, hoy un equipo de la empresa provincial trabajará junto a otro grupo de operarios de la Dirección de Alumbrado Público, a cuyo tablero se había conectado aparentemente el cableado subterráneo para robar electricidad.

El gabinete, que pertenece a la Municipalidad, está ubicado en Carrasco y bajada Puccio, aproximadamente frente al club Remeros, y sobre todo muy cerca de "establecimientos comerciales, más precisamente bares, que no son clientes de la EPE y por lo tanto no tienen medidor", señalaron desde la firma. Todo un dato, sobre todo si se tiene en cuenta que se trata de locales concesionados por el municipio, en algunos casos desde hace largo tiempo.

Grupos electrógenos y más

La sospecha es que los locales beneficiados por esa alimentación eléctrica irregular podrían contar con generadores y complementar esa fuente de provisión de energía con el flujo directo tomado del alumbrado público.

La EPE detectó la maniobra durante una inspección realizada sobre el tablero, donde los técnicos de la compañía advirtieron que "en horario diurno, y mientras las luminarias de la calle se encontraban apagadas, se seguía viendo demanda, es decir, que pasaba electricidad por otras fases", explicaron.Tras cortar esa conexión, se informó del hallazgo a la Municipalidad, dueña del gabinete, que acompañará la tramitación judicial junto a la EPE, detalló ayer el subsecretario de Espacio Público, Juan José Di Pollina.

Paralelamente, hoy una inspección conjunta buscará determinar hasta dónde llegaba la electricidad que bajaba del gabinete de Alumbrado.

La punta del ovillo

Según adelantó el funcionario (de quien depende la repartición), se verá si es necesario romper "veredas y calzadas" para seguir el rumbo del cableado o si alcanzará con "revisar exhaustivamente las cámaras que hay en el lugar".

Di Pollina estimó que los trabajos de esa verificación para ver a qué lugar —residencial o comercial— pudo estar suministrando electricidad la conexión clandestina podrán demorar no menos de 48 horas.

El subsecretario declinó arriesgar la hipótesis sobre si detrás del hurto de energía a la luminaria pública podría haber bares ribereños concesionados por el propio municipio, aunque tampoco lo desestimó.

"Desde ese punto hasta el balneario La Florida se extiende toda la costa sobre la que existen distintos emprendimientos, pero la verdad es que aún no lo sabemos", afirmó.

De todos modos, sostuvo, la "decisión política" de la Municipalidad es avanzar judicialmente contra los responsables del robo de energía hasta las últimas consecuencias.

Las denuncias a la Justicia por robo de energía en Rosario rondan el centenar en lo que va del año, recordaron ayer desde la EPE, para aclarar que esas presentaciones se realizan en circunstancias que lo ameritan. Por ejemplo, cuando se presume que quien comete el delito es alguien se encuentra en condiciones de pagar el servicio o cuando se trata de comercios. De hecho, la meta de la empresa para este año es reducir la llamada "pérdida no técnica" de electricidad en un punto porcentual y medio. Hoy la pérdida total supera en poco al 13 por ciento de la energía operada y, de ella, la mitad se debe a conexiones irregulares.

Desde hace un par de años, la EPE trabaja para bajar el porcentaje de la energía perdida por razones no técnicas, un eufemismo para referir a la que se consume sin pagar.

Un primer objetivo para bajar ese porcentaje, dada su implicancia social, es lograr extender la red de electricidad —entre otros servicios— y regularizar el acceso a ella entre los sectores más vulnerables.La gran herramienta que se viene usando para hacerlo es el Plan Abre, que sólo para este año se propuso transformar a unas 24 mil familias de toda la provincia en clientes regulares de la EPE mediante la aplicación de tarifas sociales y reguladores de potencia.

Pero esa "pérdida" sólo representa una parte, porque hay muchas otras conexiones clandestinas a que echan mano viviendas y comercios que sí son clientes de la empresa y están en condiciones de abonar el consumo, pero que mediante conexiones irregulares buscan no hacerlo o bien engañan técnicamente al medidor para que registre menos del uso real.

Según fuentes de la EPE, hallazgos de ese último tipo no son consuetudinarios, pero tampoco infrecuentes. En lo que va de este año sólo en Rosario rondan los cien, con sus correspondientes denuncias penales.

Fuente: La Capital.